Clase social y espacio público en México: una propuesta

Clase social y espacio público en México: una propuesta

Al observar el espacio verdaderamente público (es decir, excluyendo sitios de propiedad o gestión privada) en las ciudades mexicanas, es imposible no notar que la gran mayoría de las personas que lo utilizan pertenecen a un perfil socioeconómico medio bajo o bajo. ¿Por qué? La excusa citada más común en la actualidad es la violencia. La violencia en México es una situación real e innegable, pero también el miedo a ella la alimenta, y entramos en un círculo vicioso en el que la gente no sale a la calle por miedo, y entonces las calles se quedan solas, y ahí sí que son peligrosas. Jane Jacobs se cansó de repetir que los ojos en la calle la vuelven más segura, pero hoy los únicos ojos que la observan son los anónimos de la videovigilancia, como en una pesadilla Foucaltiana. ¿Dónde quedaron los ojos de los vecinos?

Macroplaza, Monterrey, México.

 

Entonces ¿la gente de clase baja no teme a la violencia, o no tiene otra alternativa de esparcimiento? ¿y la gente de clase alta realmente está reduciendo su riesgo al no asistir a los parques y plazas que forman parte de las ciudades mexicanas? Si y no. Es verdad que el sector socioeconómico bajo tiene menos alternativas de esparcimiento, pero no recurren a los parques y plazas como única opción. Lo hacen por que la oferta en verdad es buena. A las ciudades mexicanas no les faltan espacios públicos: les falta un cambio cultural. La creencia de que son lugares inseguros es falsa, pues la gran mayoría de los ataques violentos han ocurrido en restaurantes, casinos y centros comerciales.

Englischer Garten, Munich, Alemania. Foto: Karen Hinojosa.

 

En las ciudades europeas, con su mayoría de clase media, se da una mucha mayor integración de las clases sociales en el espacio público. Verdaderamente conviven sin mayor problema, y seguramente esto influye también en una reducción de la violencia. No atacamos a la gente con la que convivimos, es así de sencillo. Lo peor es que mucha gente utiliza este tipo de espacios fuera del país, pero casi nunca en casa. Hemos aprendido de la ciudad europea: en los últimos años México ha invertido en la regeneración de muchos espacios urbanos, como el rescate de antiguos sitios industriales , nuevos carriles bici, más espacios verdes dentro de las ciudades (1,208 sólo en el Distrito Federal en dos años)… pero no se ha invertido en la necesaria rehabilitación cultural. Debemos culturizar a todo un estrato de la sociedad para aprovechar estos espacios urbanos, pero ¿cómo lograrlo?

parque Juarez en Xalapa, Veracruz, México. Foto: Jerry Silva.

El gobierno hace su parte al crear los parques y plazas. La clase social media alta y alta los rechaza a favor de espacios comerciales privados. ¿Cómo podríamos impulsar la utilización de parques y plazas, desde la iniciativa privada? Quizá podríamos comenzar cambiando la manera en que organizamos el espacio en estos centros comerciales, dotando de prioridad al peatón. Si el espacio privado dejara de abrazar grandes aparcamientos a favor de plazas ¡qué diferente sería! Lo más triste es que la mayoría de estos sitios cuenta con aparcamiento subterráneo, pero más por costumbre que por necesidad, la planta baja queda ocupada también para este uso.

Comparativa entre plaza comercial en Monterrey y plaza pública en Vitoria-Gasteiz. Se puede observar claramente como en el primer ejemplo el coche tiene el dominio absoluto de la planta baja, quedando las terrazas relegadas a la segunda planta.

 

Como arquitectos, tenemos la posibilidad de proponer estos cambios, y debemos hacerlo. Es nuestra responsabilidad que la infraestructura de las ciudades acomode las necesidades sociales y que proponga soluciones que mejoren la calidad de vida de sus habitantes. Que no se nos olvide nunca que somos agentes de cambio a través de cada proyecto. Pero quizá el impacto mayor que podemos tener para generar un cambio cultural es como ciudadanos: utilizando los parques, plazas, aceras y ciclovías con las que cuentan nuestras ciudades, planeando nuestras actividades lúdicas en estos espacios de integración.

¿Por qué no empezar hoy mismo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Este post ha sido leído 1133 veces